viernes, 14 de mayo de 2010

NOTAS SOBRE EL GUÁRICO ORIENTAL Y CASANARE

Manuel Soto Arbeláez


*Manuel Antonio Arveláiz Berroeta del Peral Guedes, después de 10 años como coadjutor es nombrado cura propio de Chaguaramal de Perales (Zaraza), de acuerdo al siguiente tenor del obispado de Caracas: “Señor Presidente Gobernador y Capitán General y Vice-Patrono Real, hallándose vacante el beneficio curado del pueblo de Chaguaramal, por fallecimiento de Don Nicolás de Perea, su último poseedor, se expidieron para su provisión edictos convocatorios con competente y perentorio término, dentro del cual sólo hizo oposición (para obtener el cargo) Don Manuel Antonio Arvelaiz, Clérigo Br. Presbítero de hábito talar. Pasado que fue el término se le citó para que compareciera, como lo ejecutó a (presentar) examen Sinodal de que obtuvo aprobación: en cuya vista y demás circunstancias y cualidades que he tenido presentes, propongo a Vuestra Señoría al referido Don Manuel Antonio Arvelaiz, natural del mismo pueblo de Chaguaramal y de Treinta y un años de edad, el cual estudio latinidad, y Philosophia en cuya facultad se graduó en esta Real y pontificia Universidad de Bachiller; se ordenó a titulo de Capellanía en el año pasado de 1789; y en el siguiente de 1790 se le puso de coadjutor en el referido pueblo por los achaques e indisposiciones de su propietario, cuyo ministerio ha desempeñado hasta el presente con celo y aplicación. Vuestra Señoría en vista de todo se servirá, como vice-Patrono Regio, presentadlo en el Real nombre, quedando yo pronto a darle santa colación y canónica institución y mandan se le ponga en posesión Dios guarde a Vuestra Señoría muchos años. Caracas 21 de Junio de 1796. Señor Gobernador. Juan Antonio. Obispo de Caracas (rubricado). Señor Mariscal de Campo Don Pedro Carbonell (rubricado). Nota: el Pbro. Br. Manuel Antonio Arveláiz Berroeta, (1764-1822), sirvió en Chaguaramal desde finales de 1788 a hasta su muerte en el Potrero de Unare en 1822. Fueron 34 años de sacerdocio siempre polémico en su lar nativo y en los pueblos de la Cuenca del Unare. Con sus hermanos Miguel Francisco, Juan Bautista, Pedro Vicente y José Antonio, fue de los fundadores del pueblo de Sabana de Uchire. Era hijo del vasco Juan Bautista Arbeláiz Altuna y Legarra Eleizalde y de Rita Ignacia Berroeta del Peral Guedes Ábila Feria del Barrio.

**Obituario. En el Diario El Universal de Caracas, en su edición de fecha 30 de marzo de 1933, aparece el siguiente obituario: Se participa que José Norberto Cobeña, murió el 19/03/1933 en Caracas. Su esposa Mercedes A. de Cobeña; hijos: José, Antonio, Simón, María, Carmen y Elena Cobeña de Foata. Yerno: Francisco Foata. Hermanos: José María Cobeña, Dolores Cobeña de Aurrecoechea y Antonio Álvarez. Zamuro a Miseria # 91, Caracas.

***From: losvalery@hotmail.com To: oldmanbotello@hotmail.com “Apreciado amigo: He leído su último ameno e interesante trabajo, del cual tuvo Ud. la amabilidad de obsequiarme con un ejemplar. Tengo, sin embargo, un comentario:Anota Ud. que muchas familias venezolanas poblaron los "llanos orientales" de Colombia, cuando, rigurosa e históricamente hablando, esto no es cierto. Esos llanos fueron venezolanos desde 1528, cuando Carlos I concedió a los Welser la Provincia del Golfo de Venezuela y Cabo de la Vela, cuyo límite occidental era el meridiano de Riohacha, "de una mar a la otra". Luego, en 1568, fue creada con ellos la nueva Provincia del Dorado, adjudicada a Gonzalo Jiménez de Quesada (aunque no por esto parte de la Nueva Granada), y finalmente, en 1593, pasaron al gobierno de Antonio de Berrío, cuando, al recibir éste la parte sur de la Nueva Andalucía, le fue agregado ese territorio para conformar la inmensa Provincia de Guayana, que en 1777 formó parte de la Capitanía General de Venezuela. Como sabemos, esos llanos, con sus pobladores y asentamientos, (son) venezolanos, forman parte de la Nueva Granada sólo desde 1891, cuando le fueron adjudicados por el injusto Laudo de Madrid. La mal llamada hoy Colombia sólo poseía en los llanos la cuña de Casanare, originada por misiones jesuíticas cuya casa madre estaba en Bogotá. Las personas y familias que Ud. menciona nunca salieron de nuestro territorio nacional”(..). (Fin de la cita). Saludos, Rafael Valery Salvatierra.
MSA. E-Mail manuelsotoarbelaez@yahoo.com Los libros El Guárico Oriental 1, 2 y 3 en la librería La Llanera, calle Guásco frente a la plaza Bolívar en Valle de la Pascua

El Motor de aire desafía la segunda Ley de la Termodinámica. Invento de un guariqueño.