domingo, 21 de agosto de 2011

EL PROFESOR JOSÉ MANUEL CÉLIS

PONENCIA PRESENTADA EN EL VII ENCUENTRO DE HISTORIADORES,

CRONISTAS E INVESTIGADORES

ORTIZ. 20 de Agosto del 2011


Edgardo Malaspina

Marzo nos trajo la triste noticia sobre la muerte de nuestro apreciado maestro, José Manuel Célis, destacado cronista guariqueño. Fue docente por largo tiempo en Las Mercedes del Llano, hizo muchos amigos, y participó activamente en los festivales de música criolla. Su infaltable presencia en nuestros eventos culturales para apoyarlos con su experiencia y capacidad organizativa nos hizo considerarlo, sencillamente, un mercédense más.

Valle de la Pascua lo vio nacer el 24 de marzo de 1945. No llegó a los 66 años. Era, entonces, un hombre joven. Sus padres fueron Esther Antonio Célis y Yolanda Pereira .

Sus primeros estudios los realizó en su ciudad natal en el Grupo Escolar Rafael González Udis . Luego, la secundaria la cursó en el Liceo José Gil Fortoul. Estudió jurisprudencia en la Universidad Central de Venezuela y aprendió la Historia en la escuela de la vida y en las numerosas lecturas que realizó. Fue profesor de esa asignatura (Historia) en El Sombrero, Valle de la Pascua y Las Mercedes del llano.

Lo conocí en los salones del Liceo mercédense Pedro Itriago Chacín . Era el prototipo del docente dinámico, de verbo fácil y siempre presto a establecer el mejor contacto con el alumnado. En esos tiempos juveniles nació mi aprecio y admiración por Célis. Era un cronista respetado por sus escritos, donde indagaba sobre los orígenes de Valle de la Pascua y del Guárico en General. Escribía sin rodeos pero con elegancia.

Una vez me mostró una carpeta de poemas con un título llamativo y romántico : HOJAS AL VIENTO. Decidimos publicarlos . En éste, su único libro y por lo cual siento inmenso orgullo de haberlo publicado, Célis canta a la existencia y todos sus circunstancias posibles, alegres y tristes, a través del prisma del recuerdo y la nostalgia. Por otro lado, define acertadamente la poesía como la mejor forma de expresión para quien ama la vida y todas las cosas que la rodean, y remata: “La poesía es el lenguaje del alma, sobre todo de un alma romántica y soñadora como la mía.”

Célis afirmaba que el nombre de su poemario significaba que el viento los llevaría a otros derroteros. Unos versos de su poema “Cuando caiga la tarde”, bien pudieran servirle de epitafio:

Yo me quiero morir cuando caiga la tarde

en la quietud dormida de una tarde serena

al arrullo del canto del pájaro en su nido

a la sombra de un árbol de ramas florecidas

donde a mi oído apenas llegue el rumor del viento

trayéndome el sonido de olas en la playa

o el lejano rumor de lluvia en los tejados

o el ruido cantarino de la brisa que peina

esa grama encendida de mi llano infinito.

Se fue José Manuel Célis, nuestro profesor y gran amigo ; y como sus versos partió con el viento hacia los rumbos ignotos de la posteridad.

El Motor de aire desafía la segunda Ley de la Termodinámica. Invento de un guariqueño.