miércoles, 22 de agosto de 2012

VIDA DE SOLDADO GUARIQUEÑO ES LLEVADA AL CINE

Manuel Soto Arbeláez

                         Se acaba de estrenar en Caracas “Memorias de un Soldado” ópera prima del cineasta Caupolicán Ovalles (hijo), basada en la autobiografía de un soldado de la Independencia nacido en un caserío cercano a Zaraza. No voy a opinar sobre el filme sino a referir los avatares del soldado y de su jefe Comandante Hilario Torrealba.
                         Teniente Braulio Fernández: ¡Alto esa patria hasta segunda orden! Se presenta la vida de este soldado como uno de los casos excepcionales de la lucha independentista pues fue, tal vez, el único que escribió -mejor dicho narró a sus hijos- su biografía, al dictar a los 96 años de edad, sus memorias en un libro editado en Píritu en 1889 por los hijos del soldado: Santos, Mateo y Lucio Fernández, tal como lo narra Omar Alberto Pérez, en el Diccionario de Historia de Venezuela, de la Fundación Polar, como resumen del libro reeditado por Caupolicán Ovalles (padre) en 1969. Dice Braulio que nació en Chaguaramal de Mayorga, cerca de Chaguaramal de Perales, el 25/3/1790, siendo bautizado en El Chaparro en 1793 por "un señor Soto". Que en 1810 se alistó en las fuerzas patriotas como asistente del capitán José (Antonio) Arbeláis (sic), pero que al ser derrotados  en agosto de 1814 en Aragua de Barcelona, se rindieron y al no ser maltratados por los realistas vencedores, él y su capitán se pasaron a sus filas.
                     Durante 1817 intervino en algunas acciones contra el bando patriota y en 1818 fue seleccionado, entre más de 1.000 hombres, para integrar la guardia de honor del general Pablo Morillo, en su cuartel general de Valencia. En su nueva condición recibió el grado de teniente, pero en 1820, con cuarenta hombres de a caballo se presentó en Onoto al comandante Hilario Torrealba poniéndose ambos a las órdenes del general José Gregorio Monagas Burgos, quien los incorporó a su hueste respetándole sus grados. Después de varias acciones en la cuenca del Unare, pasaron a principios de 1821 a las filas del general Bermúdez para la ejecución de la campaña conocida como “Diversión Sobre Caracas”, acción táctica ordenada por el Libertador para engañar a los realistas, preludio de Carabobo. En ese ejército Braulio Fernández fue nombrado Guía  y Guardia de Honor de Bermúdez junto a 14 hombres escogidos.
                   En la campaña de “Diversión Sobre Caracas” aprovechó para hacer algunos negocios con semovientes propiedad del ejército, como ingenuamente declara después de incautar trece mulas que "al general Bermúdez le entregué doce mulas y yo me quedé con una parda que valía 500 pesos; al fin se la vendí al capitán (José Antonio) Arbeláis por un criado de quince años y un caballo escojido dentro de 20"(sic). Es decir, en esos años una buena mula valía más que un esclavo y un caballo juntos.
                  Finalizada la guerra Braulio Fernández se casó en 1829, en El Potrero llamado ahora San José de Unare, con Rosalía Guzmán Colón. En 1846-48 participó activamente en política respaldando a Antonio Leocadio Guzmán. En 19 años de actividad militar, nunca fue herido. La Autobiografía de Braulio Fernández  inspiró al escritor José Vicente Abreu, gran luchador contra la dictadura de Pérez Jiménez, para escribir su novela “Toma mi lanza bañada de plata”.  Braulio murió en Anaco de San Francisco,  Edo. Monagas, el 28.2.1887.
            Lo cierto es que a partir de 1820 en la Cuenca del Unare los realistas comenzaron a pasarse a las filas “de la Patria”. En el cura Manuel Antonio Arbeláiz Berroeta, que era el más reaccionario de todos los godos de Chaguaramal de Perales (la actual Zaraza) se había producido ese milagro. Al decir de Braulio Fernández: "Probado por el Presbítero Manuel Antonio Arbeláis, que servía de Capellán en la Patria, nos dijo como paisano, que el General José Gregorio Monagas le había dicho a su hermano Tadeo, que le parecía conveniente ordenarle a Torrealba que con su compañía fuese a tomar Píritu"(..). Es decir, el cura se había pasado a las filas patriotas actuando como correo, teniendo como sede con sus hermanos Juan Bautista, José Antonio, Pedro Vicente y Miguel Francisco a Sabana de Uchire, pueblo que ellos fundaron, según testimonio del cura fray Juan de Abreu en carta suya de 1823. De Armas Chitty asegura en artículo de septiembre de 1957 en El Nacional lo mismo: que fueron estos 5 hermanos  Arbeláiz Berroeta los fundadores de Sabana de Uchire. Muchos de los godos chaguaramaleros estaban asentados allí desde antes de 1816, cuando huyeron de su pueblo después de la quemazón; pero su corazón criollo los volteó de bando debido a las tropelías del jefe expedicionario español coronel Arana.
                        Braulio Fernández dice que  Torrealba pensó pasarse a las filas patriotas mucho antes de hacerlo formalmente, "pero hasta la fecha no sé la causa"(..)... y más adelante: "desengañado por si mismo que era torpeza a acompañar más a la España, el año 20 determiné con el Comandante Torrealba presentarnos al General José Tadeo Monagas en el Carito Hernandero, vecindario del departamento Zaraza del Estado Guárico"(..). .. Ese día hubo fiestas pues el otro hermano Monagas (José Gregorio) les dijo: "que descarguen al aire, y los míos también, que vamos a almorzar sin centinela, porque hoy en Oriente ha florecido la Patria". Así se expresa en lenguaje coloquial el soldado Braulio Fernández sobre el pase que se dio con sus compañeros a las filas de la Patria Nueva.
                        La información de este guerrero es verídica, y coincide en todas sus partes con lo recogido por el Dr. Vicente Dávila en su Diccionario Biográfico de Ilustres Próceres, al afirmar: "Torrealba, Coronel Hilario (Tomo XCI, f.75: Se incorporó el 6 de mayo de 1821 al Ejército Libertador, venía del campo realista donde ganó el grado de Coronel. Bolívar en su cuartel general de Maracaibo le expidió el Despacho correspondiente con la antigüedad de dicha fecha. El gobierno de Bogotá le declaró el 26.11.1824 el Haber militar de 9.000 pesos de Comandante Efectivo. El año 1827 Comandante Militar del Potrero, Provincia de Barcelona (?), hasta el 29 que obtuvo licencia con goce de sueldo. El 33 le liquidaron sus pensiones atrasadas. Casó en El Potrero en 1826, ya viudo, con Ramona Guzmán y de sus hijos se nombra a José Gregorio. Murió en Boquerones, Municipio Onoto el 31.7.1838".

2 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

Epa hermano. Esta reseña histótica está buenísima. No he podido ver la película, lo lamento, pero con esta reseña me animo a buscarla.

Alí Reyes H. dijo...

Epa Manuel, te invito a visitar mi blog www.tigrero-literario.blogspot.com

El Motor de aire desafía la segunda Ley de la Termodinámica. Invento de un guariqueño.