miércoles, 5 de diciembre de 2012

JULIO CÉSAR PÉREZ ÁLVAREZ


(Los Teques: 6/4/1888 - Valle de la Pascua: 26/10/1973)
(Artesano y presidente fundador de la Sociedad Socorro
Mutuo de Valle de la Pascua)

FELIPE HERNÁNDEZ G.
UNESR/Cronista de Valle De la Pascua

            Julio César Pérez Álvarez nació el 6 de abril de 1888 en Los Teques, ciudad de donde eran naturales sus padres, don Antonio Pérez y doña Verónica Álvarez de Pérez. Nieto del canario don Fulgencio Pérez, quien entre otros oficios, era comerciante de hortalizas, legumbres y frutos menores en los alrededores de la plaza del mercado de San Jacinto en Caracas.
            Guiado por su espíritu aventurero y emprendedor siendo muy joven, con apenas 18 años, viajó a la república de Costa Rica, donde vivió durante cuatro años. Una vez ahí, para sobrevivir debió realizar diversos oficios, entre otros: carpintero y mecánico; en ese país entabló amistad con el hacendado Manuel Alvarado, propietario de la hacienda “Cachí” en las inmediaciones de la ciudad de Cartago, donde se estableció. En 1910 vuelve a Venezuela. En poder de sus familiares reposa una misiva firmada por don Manuel Alvarado, donde le invita que regrese a Costa Rica, invitación que no atendió.
            Posiblemente a finales de 1915 o a principios de 1916, cuando el mundo sufría los embates y las convulsiones de la Primera Guerra mundial y Venezuela vivía los rigores y el atraso del Gomecismo, Julio C. Pérez, inspirado en el lema del escudo del Guárico:“Si amas la libertad ven a mis pampas” acepta la invitación que le formula su tío político, el Dr. Rafael Zamora Arévalo, para que se viniese a Valle de la Pascua.
            Para ese entonces, Valle de la Pascua era un pueblo bucólico y rural, sumergido en las rémoras decimonónicas, tierra fértil para que la inventiva y la creatividad de Julio C. Pérez se exponenciara y prosperara. Esa capacidad se manifestó en el montaje de las primeras máquinas de pilar maíz y trillar arroz que se establecieron en la población. Asimismo, junto con los ciudadanos Juan Caffiero, Manuel Santaella y Luis Adolfo Melo, fue artífice del alumbrado público de la plaza Bolívar, mediante la instalación de lámparas de acetileno; y fue factor importante en la instauración a través de bandas magnéticas, de las primeras líneas telefónicas que comunicaron a las poblaciones de Valle de la Pascua, Las Mercedes del Llano y Tucupido.
En 1920 contrajo nupcias con la joven vallepascuense Ana Dolores Ramírez Camero, con quien procreó a sus hijos: Julio, Hernán, Zobeida y María Pérez Ramírez. Fue miembro de la Logia Libertador Nº 89, y en 1923, miembro fundador y primer presidente de la Sociedad Socorro Mutuo.  
            Entre otras actividades, en Valle de la Pascua, dio un aporte importante al arte de la fotografía; se dedicó a la exhibición de películas mudas; a la herrería, la armería, la instalación de molinos de viento y la mecánica, oficios que conocía y ejercía con profesionalismo y experticia. Poseía la licencia para conducir automóviles Nº 356, expedida por la gobernación del Distrito Federal, siendo con Domingo Shettino de los primeros chóferes titulares del Guárico.
Su taller estaba ubicado en la calle González Padrón, entre las calles Guasco y Descanso, frente a la Tipografía de Luis Fernando Melo. El año 1942 se encuentra en Caracas, trabajando como mecánico en el frigorífico del Mercado de San Jacinto. Ese año, el presidente Isaías Medina Angarita designó al señor Julio Ramón Montenegro como gobernador del Guárico, este a su vez designó a don Julio C. Pérez, jefe del Acueducto Municipal del Distrito Infante, cargo que desempeñó hasta 1946, año en que los pozos que surtían el acueducto se secaron.
            Se le recuerda como un hombre de rectos principios, de recia personalidad y temple, tuvo como norma de vida, que sus trabajos fuesen duraderos y confiables; de gran sensibilidad social, siempre dispuesto a tender la mano solidaria a los más humildes.
En 1946 se sumó a los firmantes de una carta pública dirigida al gobernador del Guárico, don Ricardo Montilla. Recibida la misiva por el destinatario, éste les convoca a través del prefecto, Manuel Esteban González, a presentarse en su despacho en San Juan de los Morros, a los fines de persuadirlos para que rectificasen y se retractasen de lo planteado en la comunicación. El prefecto cita a los firmantes y les muestra el telegrama enviado por el gobernador. Para asombro del jefe civil y de los presentes, Julio C. Pérez solicita al secretario de la prefectura: papel y lápiz. Cuando el prefecto pregunta ¿para qué? Le responde: “Por favor Manuel, es para contestarle al Gobernador”, a quien le escribe una esquela con el siguiente texto:
Ricardo Montilla.
Casa de Gobierno. San Juan de los Morros.
“No rectifico. Ratifico”. Julio C. Pérez”.
            Don Julio César Pérez Álvarez murió en Valle de la Pascua, el 26 de octubre de 1973, a los ochenta y cinco años de edad.
REFERENCIAS:
Archivo de la Sociedad Socorro Mutuo. Valle de la Pascua, agosto 2012.
GONZÁLEZ, Gustavo (Gustavito). Conversación informal. Agosto 2012.
PÉREZ RAMÍREZ, Hernán. (s/f): Julio C. Pérez ÁlvarezSemblanza. Hoja suelta.

El Motor de aire desafía la segunda Ley de la Termodinámica. Invento de un guariqueño.