lunes, 23 de marzo de 2009

Parmana. Orígenes del poblado

Manuel Soto Arbeláez*


En dos ocasiones cuando incursionó por las tierras guariqueñas, el obispo de Caracas, don Mariano Martí, se refirió al rico hacendado don Jacobo Ramírez de Salazar como “dueño de once hatos”. Lo que hablaba de la cuantía de su bolsa. Uno de esos hatos era lo que hoy forma el sitio de Parmana y sus ejidos, incluyendo la isla del mismo nombre situada en el río Orinoco.

El Dr. Felipe Hernández González-Arzola, gran conocedor de la región, ha aportado datos sobre el origen del poblado en su libro Historia de Valle de la Pascua, allí hace mención de ello en la pág. 133. Además, en el X Encuentro de Historiadores y Cronistas del Estado Guárico, celebrado en Valle de la Pascua a finales del mes de marzo de 2006, en la ponencia que hizo: “Andanzas y acciones de fray Tomás de Pons con los negros de la rebelión de Andresote en los llanos del Guárico. 1732-1733”, ¿Cuándo surgió Parmana como pueblo? en 1733 aprox. fue fundada por fray Tomás de Pons, con negros arrochelados provenientes de Yaracuy y Aroa por este sacerdote y que formaron parte de la rebelión de Andresote.

El sitio de Parmana estaba poblado por esa inmigración que encabezó el padre Pons desde el actual estado Yaracuy; pero también es cierto que hacia 1750 esas tierras le pertenecían a don Jacobo Ramírez de Salazar, como he dicho en el encabezado de este trabajo.

Don Jacobo murió soltero en el pueblo de Lezama, quedando el hato indiviso en manos de sus sobrinas doña Juana María Ramírez y Sarmiento, hija de Tomás Ramírez y doña Juana maría Sarmiento. La otra sobrina heredera fue Ana Francisca Ramírez Ramírez, hija de don Andrés Ramírez y María de Jesús Ramírez. Estas dos señoras se casaron con don Pedro Cobeña Buroz, natural de Madrid, hijo de José María Cobeña y doña Fermina Buroz.

Datos aportados por el Dr. Antonio Herrera Vaillant y Buxo-Canel establecen que Pedro Cobeña Buroz, otorgó testamento en Caracas el 16/11/1840 y murió en La Guaira el 23/12/1840. Estuvo preso en 1811 y sentenciado a muerte en 1814, pero logró el perdón ocupándose en lo delante de sus negocios. Se casó tres veces. En las dos primeras lo hizo en Altagracia de Orituco, la primera el 22/09/1803. Al morir esta primera esposa, la señora Ramírez Sarmiento el 22/09/1808, de nuevo contrajo nupcias el 19/06/1809 con la señora Ramírez Ramírez, quien murió de parto el 24/06/1810, sin sucesión. Por tercera vez don Pedro insistió en el maridaje y casó en 1815 con doña Manuela Serpa, nacida hacia 1794 y fallecida en La Guaira el 28/07/1837. Del primer enlace tuvo a María Manuela Cobeña Ramírez y Sarmiento, fallecida sin sucesión y a doña Josefa Antonia Cobeña Ramírez Sarmiento, quien casó con don Nicolás Serpa. Del tercer matrimonio hubo a doña Manuela Cobeña Serpa, casada en la parroquia de San Pablo de Caracas, el 12/09/1857 con don Carlos Mendoza Buroz, hijo del doctor Cristóbal Hurtado de Mendoza y doña Gertrudis Buroz Tovar. Evidentemente, dada las denominaciones onomásticas, don Pedro Cobeña era familia de los Buroz. Como puede verse, don Pedro Cobeña Buroz sólo tuvo hijas hembras, lo cual no aclara de donde salen los Cobeña con el apellido del primero. Tal vez tuviese por lo menos un hermano -o sobrino- que también habría pasado a Venezuela, asentándose en la zona del Orituco. Cosa que está por averiguarse. Lo cierto es que hay una relación familiar estrecha entre los Ramírez, Buroz, Tovar, Bañes y Cobeña. El oficial español Evaristo Buroz, casó en 1783 con doña Josefa Antonia Tovar Ramírez, hija legítima del mantuano Martín Tovar Bañes, teniendo, entre otros, los siguientes hijos: Lorenzo, Vicente, Venancio, Pedro y Lope María Buroz Tovar Ramírez. Siendo todos ellos héroes de la independencia de Venezuela, por haber participado con el grado de oficial en varias acciones del ejército patriota. Uno de ellos, don Pedro, terminó con el grado de coronel efectivo. Fue amigo de confianza de Simón Bolívar, dada su afinidad mantuana y por haber sido coetáneos.

La relación de los Tovar Bañes con el Oriente del Guárico es de vieja data. En efecto, en 1745, en Lezama, se produjo el matrimonio de doña Rita Belisario Velásquez, de 15 años de edad, con don José Antonio de Tovar-Bañes y Ramírez de Salazar, hijo de don Martín Bernardo de Tovar Bañes y Obelmejías y doña Josefa Antonia Ramírez de Salazar y Sarmiento de Valladares. Así que Lope María Buroz Tovar Ramírez y Bañes, además de oficial retirado de los ejércitos patriotas, fue uno de los principales herederos, vía materna, de las tierras de Parmana.

En un documento de 1877 que reposa en el Registro Subalterno de Valle de la Pascua, transcrito de uno registrado en Caracas, se certifica la donación que verbalmente había hecho el coronel Buroz, de una legua cuadrada de tierra al señor José María Cobeña Serpa, de un total de nueve que por herencia le correspondían. Asimismo, ratifica que además de la donación le vende a Cobeña cuatro leguas más “de las nueve que he hablado en la mencionada posesión Parmana por el precio de ochenta venezolanos, o sean mil pesos sencillos que recibo en efectivo”(..). Confiesa Buroz Tovar que esas tierras las hubo en las particiones de los bienes de su madre doña Josefa Antonia Tovar (Ramírez) de Buroz, practicada en 1852. El documento de la donación fue primero registrado en Caracas el 9 de agosto de 1876 y refrendado en Valle de la Pascua el 12/12/1877, como he anotado antes. En el paquete de documentos sobre la posesión, aparece uno en el cual la señora Carmen G. de Buroz “viuda del coronel Lope María Buroz, Prócer de la Independencia, ratifica la donación y venta al señor Lope María Cobeña (Serpa) de las leguas cuadradas en la gran posesión de tierras de sabana que denominan Parmana, jurisdicción de Espino y posteriormente el mismo coronel Buroz, el 26/10/1881 vendió al señor Cobeña las cuatro leguas restantes de las nueve dichas, por el precio de cuatro mil bolívares, de los cuales entregó en este acto la cantidad de 1.600 bolívares y quedando el comprador en pagar los 2.400 bolívares restantes”(..). A poco de la muerte del coronel Buroz, ocurrida en 1882, el señor Lope María Cobeña, pagó los 2.400 bolívares comprometiéndose al prorrateo de los gastos que ocasionaren por razón de las particiones del gran hato, constante de cuarenta y nueve leguas y tres cuartos.

Posteriormente José María Cobeña compró a la sucesión del general Joaquín Crespo Torres, el 4/9/1906, los terrenos denominados Parmana. La compra la hizo con dinero perteneciente a los señores Enrique Ledezma y sus hermanos Pedro, José Norberto, Juan José, Lope María, ya difuntos estos dos últimos, y Luisa Dolores Cobeña, viuda de José María Aurrecoechea. A los Ledezma le pagó con tres leguas y las 26 leguas restantes quedaron repartidas por partes iguales a los hermanos Cobeña y a los herederos de los ya difuntos. Estas 26 leguas se sumaron a las nueve que recibió Lope María Cobeña en 1877. (Ver documento # 36, folio 11, protocolo primero, 4° trimestre de 1877, en el Registro Subalterno de Valle de la Pascua). Nota: una legua itineraria equivale a 5.572 metros lineales. Una legua cuadrada es equivalente a la segunda potencia de 5.572 metros. Haciendo la conversión, una legua cuadrada es igual a 3.105 hectáreas, en números redondos.

MSA. Fax 285 8957. E-Mail: manuelsotoarbelaez@yahoo.com Los libros El Guárico Oriental 1, 2 y 3 en librería La Llanera, calle Guásco frente a la plaza Bolívar, Valle de la Pascua.

Fotografía tomada de http://www.panoramio.com/photo/227500

*Cronista

No hay comentarios:

El Motor de aire desafía la segunda Ley de la Termodinámica. Invento de un guariqueño.