sábado, 18 de agosto de 2012

RAFAEL PELLICER VIANA


(Un artista caraqueño aquerenciado en Valle de la Pascua)

FELIPE HERNÁNDEZ G.
felipehernandez56@yahoo.es

            Obviamente la existencia de nadie es lineal, puesto que cualquiera puede vivir con la sensación del zig-zag, lo que permite convenir que la vida está hecha de intersecciones y bifurcaciones insospechadas, es el caso del ejemplar ciudadano que fue el maestro RAFAEL PELLICER VIANA, nacido en Caracas en el año 1894, se arraigó en Valle de la Pascua desde 1916, ciudad donde formó pareja con la dama vallepascuense, doña Manuela Belisario, con quien procreó los hijos siguientes: Rafael, José, Dulce, Elvia, Rosita, Yajaira y María de Jesús Pellicer Belisario.
            Vino a Valle de la Pascua siendo muy joven, --cuando apenas contaba con veintidós años de edad---, como artista integrante de la Compañía Dramática de Zarzuelas, Operetas y Comedias “Zapata”. Después de cumplir sus compromisos con la citada empresa, resolvió clavar su bandera de aventuras en esta tierra llanera, “subyugado por los ojos negros de Manuela Belisario, con quien contrajo nupcias”.
            Hombre de avanzada, amigo de la cultura y periodista de oficio. En Valle de la Pascua entró en negocios de distintas índoles que manejó con inteligencia y rectitud, entre otros, fue tipógrafo, periodista, comerciante, organizador de actos culturales y artísticos, empresario de cine, miembro de la Sociedad Socorro Mutuo institución de la cual ocupó la presidencia, culminando sus días dedicándose al ejercicio del magisterio. Fundó el periódico Ícaro, y fue un destacado contribuyente del desarrollo cívico y cultural y de las manifestaciones artísticas del medio.
            Una semblanza de don Rafael Pellicer, la presenta el escritor Juan Suárez Ávila, en su obra Historia y Valores de Valle de la Pascua (1980:39-40), cuando dice lo siguiente:
            Fue en 1916 cuando vino a esta población el caraqueño Rafael Pellicer, para esa época, Pellicer trabajaba con la Compañía Zapata, compañía de operetas, zarzuelas y comedias. El diez de enero de 1916, en la casa de don Prudencio Herrera, esquina El Paraíso, Rafael Pellicer hacía su primera presentación, debutaba con una extraordinaria comedia dramática, chispeante de buenos episodios, llamada “La Lluvia de Hijos”. El destino lo trajo hasta aquí, pues el amor pudo más que su profesión de artista, tan joven, tan cómico, tan simpático, como tan extraordinario, y a todo renunció, pues se enamoró de doña Manuela Belisario y se casó con ella, de cuyo matrimonio fundó una honorable familia. Años después se entregó a la labor del magisterio vallepascuense, siendo este patriarca otro mártir de la labor cultural, ejerciendo el magisterio por muchos años, hasta que al fin murió brindando a la juventud su ración educadora y civilista”.
            Parodiando al escritor Edgardo Mondolfi Gudat (2012), del devenir existencial de don Rafael Pellicer Viana puede decirse que “la realidad a veces es mucho más misteriosa de lo que es capaz nuestra propia arrogancia”, si pensamos por un momento en el hecho de que podrían haber habitado en él tantos destinos como el número de caminos que hemos descartado en la vida.

            Valle de la Pascua, 4 de julio de 2012.

El Motor de aire desafía la segunda Ley de la Termodinámica. Invento de un guariqueño.