sábado, 13 de agosto de 2016

UN COMBATE EN BOCA DE GUAYA

Ponencia presentada en el:

 I SIMPOSIO SOBRE PATRIMONIO HISTÓRICO, ARTÍSTICO Y AMBIENTAL
MUNICIPIO RAFAEL GUILLERMO URDANETA
PARROQUIA TAGUAY

ESTADO ARAGUA

Carlos A. López Garcés
Cronista del municipio José Tadeo Monagas
Estado Guárico
Teléfono Nº 04149448929
Correo: caloga_47  hotmail.com



Taguay, sábado 18 de junio de 2016
UN COMBATE EN BOCA DE GUAYA

Carlos A. López Garcés

“…La historia tiene que partir del documento…”
J.A. De Armas Chitty
(Región. Valle de la Pascua, 30-11- 1966, p. 2.)


1.- Nota previa
            Boca de Guaya es un sitio ubicado en los límites entre los municipios José Tadeo Monagas y Rafael Guillermo Urdaneta de los estados Guárico y Aragua, respectivamente, en las cercanías de la desembocadura del río Guaya en el Memo; de ahí deriva su nombre. El lugar viene a la memoria con motivo del enfrentamiento sucedido allí entre republicanos y realistas en 1818, con saldo negativo para los patriotas, cuando eran días de la guerra contra la dominación colonial española; también con la idea de exponer esa acción militar a propósito del I Simposio sobre Patrimonio Histórico, Artístico y Ambiental, celebrado hoy en esta localidad aragüeña por voluntad de la Asociación Nacional de Cronistas de Venezuela y la Fundación Tamayo-CASA Taguay. Ese hecho bélico tiene importancia particular para la historia del sur de Aragua y del territorio orituquense, porque, además de otros elementos, en ese combate participó y fue herido el entonces teniente Hipólito Rondón, un héroe de la independencia venezolana nacido en 1797 en Taguay y fallecido en 1865 en Lezama, donde se residenció después de haber militado en las fuerzas libertadoras por más de dieciocho años.  
2.- El combate de Guaya  
            Es pertinente destacar ahora un parte de novedades que el comandante del cantón Orituco, capitán don Bartolomé Martínez, fechado en ese mismo lugar el 30 de marzo de 1818, le envió al general don Pablo Morillo, jefe del ejército realista, y copia del cual fue remitida por este al Excelentísimo Señor Secretario del despacho de la Guerra, con fecha del 10 de abril de 1818, que fue publicada en la Gaceta de Madrid del 18 de agosto de ese año. Esta publicación tiene valor especial para este trabajo, porque allí está mencionado, entre otras informaciones, el enfrentamiento de Guaya en los términos expuestos de seguidas:
                        “Excelentísimo Señor: Hallándose, como tengo anunciado a Vuestra        Excelencia, el rebelde Mauricio Ledesma y, otros cabecillas con un grupo         fuerte de caballería entre estas inmediaciones y las de Camatagua        esperando infantería para invadir estos pueblos, mi primer cuidado fue   reunir entre estos vecinos los que pude a caballo, no tanto para defenderme       cuanto para exterminarlos; logré juntar poco más de 100 hombres, y el 25            de los corrientes, al mando del capitán don Manuel Ramírez, les ordené    saliesen a observar al enemigo para salir yo en llegándome los pertrechos            que esperaba el 26, en cuya mañana en el río de Guaya, jurisdicción de          Haguay [sic; léase Taguay], se encontró a las 7 Ramírez con Ledesma, que             tenía un grupo de más de 100 hombres, y después de media hora de acción      reñida quedaron los nuestros victoriosos, y tendido en el campo el cabecilla       Mauricio Ledesma y su ayudante Palomo, y heridos de muerte el hermano    de Ledesma Santiago, y los oficiales Hipólito Rondón y un tal Gómez […]          No puedo menos de recomendar a Vuestra Excelencia el mérito             nuevamente contraído por el capitán Ramírez, pues su lealtad resalta en             que Ledesma, Santiago e Hipólito Rondón son sus parientes en segundo       grado […] Ramírez siguió a los Guires [sic] a coger ganado para estas        tropas, en virtud de haber quedado dispersos los enemigos, y no haberles   podido dar alcance…”

            De acuerdo con la cita precedente, el combate sucedió el 26 de marzo de 1818; su duración de media hora fue suficiente para ocasionar la derrota de los independentistas, con los muertos y heridos nombrados y la dispersión de los restantes. Por otra parte, una fuente documental conservada en el Archivo General de la Nación señala que ese enfrentamiento ocurrió en febrero de aquel año y, refiriéndose a Rondón, ratifica la noticia de su herida, de conformidad con el texto siguiente: “…en Febrero del 18 en un combate que sostuvieron en Boca de Guaya, Orituco, contra los realistas las fuerzas que mandaba el Comandante Mauricio Ledesma, recibió una herida de bala en la chocozuela izquierda”. Asimismo, el coronel José Manuel López, de los ejércitos de la república y de la Orden de los Libertadores de Venezuela, mediante certificación dada en San Rafael de Orituco el 13 de noviembre de 1851, hizo constar que Hipólito Rondón en el mes de febrero de 1818, siendo oficial de tropas republicanas, bajo el mando del comandante Mauricio Ledesma, en el encuentro que sostuvieron con fuerzas realistas en ese mes en el sitio de la Boca de Guaya, jurisdicción de Taguay en ese cantón, fue herido de bala en la chocozuela de la pierna izquierda, con la particularidad de quedarse alojado el proyectil en la tibia, tal como lo reconocieron los doctores Antonio José Rodríguez, médico del Hospital Militar de Caracas, y Julián Martínez, en noviembre de 1851, cuando la lesión ya limitaba la movilidad de la pierna y Rondón solicitaba una pensión por invalidez, según lo revelan escrituras preservadas también en el Archivo General de la Nación. 

3.- Una participación dudosa

            Estimula la curiosidad el hecho de que el combate en Boca de Guaya no está mencionado en la copia de un original de la hoja de servicios militares del prócer Hipólito Rondón, fechada en Puerto Cabello el 17 de junio de 1828, la cual está avalada por el capitán mayor Demetrio Chichiria con el visto bueno del comandante Orta; pero en ese mismo documento se afirma que Rondón participó en la acción militar de Ortiz a las órdenes del Libertador, en 1818, cuando las fuerzas independentistas obtuvieron la victoria. Surge la duda sobre este último caso, porque ocurrió el 26 de marzo de ese año, la cual es una de las fechas señaladas para el enfrentamiento en Boca de Guaya, como fue dicho anteriormente, lo que, de haber sido cierto, habría imposibilitado la presencia de Rondón en Ortiz, debido a la coincidencia de tales sucesos en esa fecha, amén de la distancia entre ambos lugares y, sobre todo, de la herida que recibió, lo cual le habría causado algún inconveniente para movilizarse con normalidad. Por estas razones, es factible suponer que el combate en Boca de Guaya fue librado realmente el 26 de marzo de 1818 y no en febrero de este año, pues la data de marzo corresponde a un parte militar realista fechado el 30 de ese mes, es decir: apenas a cuatro días de haber ocurrido el hecho, mientras que el dato de febrero fue dado 33 años después; esta sospecha indica que Rondón no habría intervenido en los hechos de Ortiz y constituye un caso concreto con respecto al seguimiento que puede hacérsele a la vida militar de Hipólito Rondón, quien, es justo repetirlo con insistencia, representa una personalidad patrimonial de la historia de Taguay y de Orituco, surgida de las entrañas populares venezolanas, que es merecedora de precisiones biográficas.     


FUENTES

ARCHIVO  GENERAL DE LA NACIÓN. Sección: Próceres y Servidores de la República. (Caracas).

DÁVILA, Vicente. Diccionario Biográfico de Ilustres Próceres de la Independencia  Suramericana. Caracas. Tipografía Americana, tomo II, 1926.

DE ARMAS CHITTY, J.A. Discurso con motivo del centenario de la muerte de Hipólito Rondón (transcrito de la versión grabada). Lezama, 9 de octubre de 1965.

 “Palabras del Profesor, Académico y Poeta J. A. De Armas Chitty en Lezama, el 9 de octubre de 1965, en el centenario de la muerte del Prócer Hipólito Rondón”. Equis. Director: José Melchor González. Año III. Mes 9. Nº 11. Altagracia de Orituco, 10 de octubre de 1966, pp. 1, 8.

El Motor de aire desafía la segunda Ley de la Termodinámica. Invento de un guariqueño.