lunes, 7 de julio de 2014

CONTRABANDO DE CAFÉ EN VALLE DE LA PASCUA. AÑO 1915

FELIPE HERNÁNDEZ G.
UNESR / CRONISTA DEL MUNICIPIO LEONARDO INFANTE

Aproximadamente durante una centuria el café dejará sentir su marca en las peculiares relaciones socio-económicas del país, y las consecuencias que traerá en la configuración de los grupos dominantes en otras áreas vitales del acontecer local. En torno a la economía cafetalera gravitarán los intereses políticos y comerciales que sellan el destino de Venezuela hasta el advenimiento de los andinos al poder en 1899. Pero a comienzos del siglo XX la situación experimenta significativos cambios, básicamente por los altibajos del mercado internacional del café, que en las primeras décadas del lapso referido, serán más agudos que en los años precedentes.
Sin embargo, ya Venezuela era centro de la atención de las grandes potencias de la época, porque desde su subsuelo brotaba un producto cuyas bondades para mover el aparato industrial del primer mundo comenzaba a ser determinante: El Petróleo. Los regímenes de Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez otorgaron a particulares las primeras concesiones petroleras en varias zonas del país; y cuando el café ya no puede soportar la vida de un poco más de dos millones de habitantes, el petróleo surge entonces como la tabla salvadora de la economía vernácula.
El Guárico, por su parte, dada su condición de entidad con una economía de vocación agrícola y pecuaria, las bondades del nuevo rubro no llegaban, manteniendo a la mayoría de la población integrada por criadores, labradores, arrieros y peones en condición de penuria, y las arcas de los concejos municipales en crisis permanente. En ese sentido, en la sesión del Concejo Municipal del Distrito Infante efectuada el 15 de abril de 1915, se trató el contenido de una nota del Administrador de Rentas Municipales, Juan de Jesús Vargas Ríos, adjunto al Cuadro demostrativo del Ingreso y Egreso de las Rentas del Municipio, donde manifiesta “que en virtud se pretende aumentar el alumbrado público… hace ver que el alumbrado está en mal estado. También mencionan las acreencias que pesan sobre las Rentas en el mes de marzo…” Puesto en consideración… se acordó pasar el cuadro a la Junta Revisora de Cuentas, para su examen, y que “no se hará el aumento del alumbrado por el mal estado de las rentas, debiendo quedar como está…” El Presidente: Nicanor López Borges. El Secretario: Juan Caffiero.
Para paliar la permanente crisis se aprueba el cobro de un impuesto a todos los rubros que ingresan al Distrito, es sí como el Recaudador de Rentas, detecta el contrabando de café traido desde el Orituco por un tal Juan Mijares. El acta en cuestión, reza así:  
Concejo Municipal del Distrito Infante. Sesión extraordinaria del 10 de marzo de 1915. Presidió el concejal Nicanor López Borges, con asistencia de los concejales: licenciado Vicente González Oropeza, primer vicepresidente; Rafael Ángel Castillo, síndico procurador municipal; José Vargas López, Rafael María Belisario y Pedro Augusto Chacín A. Por razón justificada no concurrió el concejal Benito Arias Torres, segundo vicepresidente del cuerpo.
Después de leída y aprobada la minuta del acta anterior, el Presidente manifestó: el motivo de la presente sesión extraordinaria es dar cuenta de todo lo relacionado del asunto suscitado entre Juan Mijares y la Presidencia del Cuerpo por haber introducido clandestinamente a esta plaza una cantidad de café; y en consecuencia hizo lo siguiente: En virtud de una nota que pone de manifiesto, firmada por el ciudadano Administrador de Rentas, en atención a denuncia hecha por el Recaudador de Rentas sobre un contrabando de café introducido por el referido Mijares, se le ofició a la Primera Autoridad Civil del Distrito, ordenándole abrir la averiguación correspondiente, y dar cumplimiento si resultare cierto, al aparte 3º parágrafo único del artículo 2º de la Ley de Rentas vigente; que practicada esa averiguación avisó al Jefe Civil, que resultó ser cierto el contrabando; que tuvo conocimiento por órgano oficial de esta autoridad, que ella había recibido parte telegráfico del Secretario de Gobierno, en que pedía informe sobre el asunto; y que la Presidencia del Concejo Municipal los dio al Secretario de Gobierno en apoyo a los dados por la Autoridad Civil; que luego la Presidencia recibió del Secretario de Gobierno la transcripción de un telegrama de dicho funcionario a Altagracia de Orituco, en virtud de lo cual se le avisó recibo de varias explicaciones más, y haciéndole ver la burla cometida por Mijares. Luego telegrafió de nuevo el Secretario General, en que manifiesta que habiendo puesto a disposición de Mijares el café en referencia, quedaba así solucionado este asunto. En vista del asunto ya expuesto, propone que se envíe ante el Ejecutivo del Estado un Delegado especial, del seno del Cuerpo con el fin de tratar para lo sucesivo sobre los casos que puedan presentarse como el presente.
Puesta en consideración esta proposición, fue aprobada, y en consecuencia se designó por mayoría de votos para desempeñar tal Delegación al Presidente Nicanor López Borges, y se acordó a la vez, darle por las Rentas Municipales, ciento veinte bolívares para gastos de representación. Lo cual fue también aprobado.
Seguidamente el Presidente López Borges manifestó también, que teniéndose conocimiento la prohibición terminante del degüello de vacas, y que como por este hecho ha de disminuir notablemente el ingreso de las Rentas Municipales, proponía la autorización también para tratar con el Ejecutivo del Estado, a ver si se conseguía que se beneficiaran aquellas vacas inútiles para la cría: Lo que puesto en consideración, fue también aceptado. Incontinenti se le dio la segunda discusión al decreto sobre el empadronamiento de armas y al impuesto sobre la revisión de hierros de reses que se extraigan del Distrito. No habiendo más que tratar se levantó la sesión. El Presidente: Nicanor López Borges. El Secretario: Juan Caffiero.
Como se puede ver, el Secretario General de Gobierno “manifiesta que habiendo puesto a disposición de Mijares el café en referencia, quedaba así solucionado este asunto”. No pasa nada, los funcionarios de la dictadura de Juan Vicente Gómez no sentirán nostalgia del fruto con que el Benemérito y su clan pasaron sus años mozos y juventud, y que en parte los hace hombres influyentes en el Táchira y en toda Venezuela. La mentalidad rentista que predominaba con el café será tomada por asalto por la nueva era que se inauguraba en Venezuela. Un festín de millones, con menos esfuerzo, comienza a entrar a las arcas oficiales, pero sobre todo en los bolsillos de los jerarcas y favoritos; el pueblo llano de Valle de la Pascua y del Guárico y las arcas municipales continuarían sumidos en la eterna crisis. El petróleo había llegado para quedarse inaugurando una nueva era del mismo signo monoproductor y rentista que el café.
 
En Valle de la Pascua, a los veintiocho días del mes de agosto de 2013.

El Motor de aire desafía la segunda Ley de la Termodinámica. Invento de un guariqueño.