lunes, 7 de julio de 2014

LA SOCIEDAD SOCORRO MUTUO: NOVENTA AÑOS DE SERVICIO A VALLE DE LA PASCUA


FELIPE HERNÁNDEZ G.
UNESR/Cronista del Municipio Leonardo Infante

Escribir sobre la Sociedad Socorro Mutuo es escribir del devenir de Valle de la Pascua en los últimos noventa años, porque su historia corre pareja al acontecer económico, político, social y cultural del municipio Leonardo Infante y de municipios y caseríos vecinos: Chaguaramas, Las Mercedes del Llano, Tucupido, San Rafael de Laya, Las Campechanas, Cerro Grande, entre otras.
Nace la Sociedad Socorro Mutuo el 5 de agosto de 1923, ya habían transcurrido quince años desde que la dictadura más larga y cruenta que le ha tocado vivir al país había tomado el poder. El país no acababa de entrar al siglo XX, es célebre la sentencia de don Mariano Picón Salas mediante la cual señaló que “Venezuela entró al siglo XX al morir Juan Vicente Gómez en 1935”, y eso es decir bastante, entramos con 35 años de atraso. Hacía referencia, evidentemente, al cierre de un ciclo caracterizado por la acción negadora del régimen gomecista en lo concerniente a la modernización política de la nación, pudiendo decirse, que la Venezuela de Gómez en pleno siglo XX, no distaba mucho de la Venezuela del siglo XIX y del siglo XVIII.
 Básicamente era un país rural que prácticamente exportaba lo mismo, un país de latifundistas y gente pobre y campesina, de militares y gamonales ricachones donde el venezolano, si pasaba del  sexto grado de primaria era un logro, un país donde no habían muchas universidades ni escuelas, pero que durante este tiempo encontró una súbita riqueza que la haría cambiar bruscamente, cambio para el cual quizá no estaba preparada, ni la república, ni su gente, ni sus gobernantes: El petróleo.
Esa era la realidad de la Venezuela de Juan Vicente Gómez. Un país donde la mortalidad no mostró tendencias al descenso, permaneciendo siempre en un nivel realmente elevado hasta 1920, que oscilaba entre 20 y 30% por cada mil habitantes, mortalidad típica de un régimen demográfico primitivo. La mortalidad se aproximaba a la natalidad y, como resultado, el crecimiento natural era sumamente bajo (M. Izard.1970). En el Guárico, el avance y la prosperidad de casi todos los pueblos y caseríos, se interrumpió como consecuencia del paludismo, del analfabetismo, de las contiendas de la Independencia y las frecuentes guerras civiles del siglo XIX y comienzos del siglo XX.
No será sino hasta el año 1924 cuando la Dirección de Sanidad Nacional, en cumplimiento de un decreto del 19 de diciembre de 1923, inicia una campaña de saneamiento ambiental a escala nacional para luchar contra las enfermedades palúdicas, la anquilostomiasis, la hematuria, la lepra y otras endemias. Sin embargo, no es sino a partir del mes de abril de 1927 cuando llega la primera Misión Antimalárica a Ortiz y otros pueblos del Guárico.
Según criterio de la historiadora Nidia R. Areces (1971), durante la dictadura gomecista, casi 6.000 pobladores por año fallecían de paludismo; 250 venezolanos de cada 1.000 estaban tuberculosos, y más de 50.000 morían anualmente en el medio rural, víctimas de enfermedades desconocidas. Domingo Alberto Rangel (1975), por otra parte, provee una durísima crítica al régimen gomecista en lo que se refiere a materia sanitaria, señalando que:
 En veintisiete años, Venezuela no da un paso positivo por el camino de la salud pública. Ni el orden sanitario, estricto sensu, ni en el plano asistencial, se agrega nada a lo que ya conocíamos desde los tiempos de la Oligarquía Conservadora. La inercia del gobierno es tan grande que el paludismo va ganando, porque la pobreza de los habitantes abate la valla que significa la vigilancia y el esfuerzo del hombre, inmensas áreas donde antes encontró resistencia. Parches enteros del mapa nacional se convierten en lugares prohibidos donde el hombre huye ante la enfermedad invicta.
Entre los factores que se pueden señalar como causas de la alta mortalidad, estarían: las permanentes endemias palúdicas que azotaban la región, que hacían estragos entre la población más vulnerable, que eran los niños, a los cuales se les unían las parasitosis, el sarampión, la viruela, la tosferina, entre otras, que eran enfermedades prácticamente mortales por la carencia de protección sanitaria para una población localizada mayoritariamente en las zonas rurales, bajo condiciones latifundistas de producción lo que hacía más precaria la existencia de sus habitantes; a ello se unían las frecuentes epidemias que se registraban en las diversas poblaciones y que contribuían a diezmar la población, como es el caso de la gripe española, que azotó al país y a los pueblos del Guárico entre los años 1918 y 1920.
La difícil situación económica de Valle de la Pascua en 1923, año cuando nace la Sociedad Socorro Mutuo, queda reflejada en un acta de sesiones del Concejo Municipal del Distrito Infante, que copiada textualmente, dice:
Sesión extraordinaria del día 20 de julio de 1923… Con asistencia de los concejales Juan Zamora Arévalo, quien presidió, Rafael María Belisario, Eusebio Ubieda López, Ricardo Sutil, José Norberto Cobeña, Francisco Moreno Díaz y José Vargas López, se declaró abierta la sesión: Leída y considerada el acta anterior, fue aprobada… El secretario dio cuenta:
            1º.- Telegrama del general Juan Vicente Gómez, avisando recibo del que se le dirigió presentándole la expresión de condolencia por la muerte del general Juan C. Gómez. 2º.- Telegrama del Secretario General sobre el diferimiento de la fiesta de la paz para el año entrante. 3º.- Telegrama del presidente del Concejo Municipal de Calabozo, relativo al decreto dictado por aquel Cuerpo, con motivo de la muerte del Gral. Juan C. Gómez… 4º.- Nota del Jefe Civil del Distrito sobre Rentas y otros particulares… Leído y considerada la cuenta y como se refería en parte del asunto para el cual se hizo la reunión extraordinaria, se entró a tratar el punto creación de rentas, en vista de la crisis actual,… y después de largas deliberaciones se acordó:
Artículo 1º. Se establece el impuesto sobre fundos pecuarios en la forma siguiente: 1ª. Clase: Los fundos que tengas de 500 reses en adelante pagarán Bs. 100 anuales. 2ª. Clase: Los fundos que tengas de 250 a 499 reses pagarán Bs. 50 anuales. 3ª. Clase: Los que tengan de 125 a 249 pagarán Bs. 25 anuales. 4ª. Clase: Los que tengas de 50 a 124 reses pagarán Bs. 10 anuales. 5ª. Clase: Los que tengas de 25 a 49 reses pagarán Bs. 5 anuales.
Para la organización de esta renta se nombrará una junta clasificadora. Artículo 2º. Por cada caja de cerveza que se introduzca se pagarán Bs. 2. Por cada caja de cola o limonada se pagarán Bs. 2. Por cada 100 kilos de azúcar se pagarán Bs. 4. Por cada carga de cazave se pagará Bs. 1. Por cada saco de harina que se introduzca se pagará Bs. 1. Por cada caja de gasolina que se introduzca se pagará Bs. 1. Por cada rueda de cigarrillos se pagarán Bs. 0,40… Artículo 3º. Se acordó rebajar el sueldo de los empleados públicos en 20%... Seguidamente se acordó ordenar al Administrador de Rentas conceder a los pesadores pagar solamente Bs. 12 por cada res, cuando maten dos el mismo día; y continuar pagando Bs. 20 si matan una sola. También se acordó enviar una lista de candidatos al Presidente del Estado, para suplentes del Concejo Municipal, y ponerle otro telegrama, manifestándole el estado ruinoso en que se halla este Distrito, y no habiendo más de que tratar, se levantó la sesión. El Presidente: Juan Zamora Arévalo. El Secretario: José María Álvarez Jaramillo.
En ese ambiente, un grupo de vallepascuenses que no se resignaron al estancamiento y al atraso, nació la Sociedad Socorro Mutuo. En la historia de la institución y de Valle de la Pascua están grabados los nombres de los eminentes ciudadanos: Julio César Pérez Álvarez, Domingo Shettino, Francisco Romero Barroso, Sergio Martínez, Manuel Fernández, Juan Caffiero, Quirico Nieves, Juan Bautista Itriago, Andrés Galindo, Juan Antonio Ruiz, Lucio Martínez, José Dimas López Arzola, Francisco Villegas, Gabriel Requena, Laureano Mujica, Viviano Aguirre, Ricardo Mila, Luis Felipe Ramírez, Ramón Vargas Ríos, Juan Ruiz, Leonardo Ruiz y Jesús Ruiz, entre otros.
Desde aquel 5 de agosto de 1923, ha sido mucho lo que la Sociedad Socorro Mutuo ha dado y soportado, siempre entregando lo mejor de sí a todo el que a ella ha llegado, en un ambiente de solidaridad, democracia y pluralidad de pensamiento, porque la verdad es que no existe ninguna diferencia económica, ideológica, social, política para estar en la Sociedad Socorro Mutuo, porque en ella no cabe el egoísmo ni la exclusión.
La Sociedad Socorro Mutuo es una casa grandiosa, ella recibe a todos sin distingos de ideas… En sus noventa años, todos estamos comprometidos con la preservación de esta humilde pero gran institución, que también merecen los que vengan después de nosotros… Porque cuando una institución vale tanto para un pueblo, hay que tener valor para trabajar sin distingos y entre diferentes, para buscar puntos de unión, para trascender. Hoy su destino corre parejo a las fieles y magistrales ejecutorias de: doña Cándida Arias de Álvarez, Petra Parra, Lila Mota, Maritza de Michelangelli, don Eleuterio Navarro, don Gustavo González, Teresa Navarro de Aguilar, Ligia López Puerta, Francisca Villanueva, Janeth Guerra, don Ismael Sánchez, Ramón Correa Ochoa, y un largo etcétera, que con ahínco y vigor mantienen vivos los preceptos que norman el devenir generacional de la organización.  
En estos noventa años de largo y benefactor trajinar de la SCM, merecidísima fue la designación como orador de orden de los actos programados, del eminente vallepascuense, el economista y académico César Díaz Zamora, y de los reconocimientos ofrecidos a la insigne educadora de generaciones, doña Gloria López de Vidal, y el Club de Leones de Valle de la Pascua. Mil felicitaciones.
 
En la ciudad de Valle de la Pascua, a los cinco días del mes de agosto del año 2013.

El Motor de aire desafía la segunda Ley de la Termodinámica. Invento de un guariqueño.